Blog de triatlón, runner, finisher, distancia ironman, plan de entrenamiento, empezar a correr, camino226.

«

»

feb 06

Imprimir esta Entrada

¡¡¡Crónica primer Finisher 226!!!

Crónica I Challenge Barcelona – Costa Maresme
3.800m mar, 180 km bici, maraton 42,2km
4 de octubre de 2009

Después de dos años de entrenos, de “minicrónicas” y fotos varias (maratones del Sahara, de NY, de Firenze, de algún que otro triatlón y del Half IM) hoy os escribo ( 10 octubre 2009)  “La Crónica” , la crónica del Challenge Barcelona-Maresme del 04/10/09:

 

PRE:

Sábado 17h. Check-in. Dejo la bici en el Bike Park y las bolsas con la ropa y los trastos para las transiciones: bike bag, run bag, streerwearbag y la run especial need… menudo estrés para colocar cada cosa en su sitio. Impresiona la vista de las 1800 bicis ya colocadas, vaya bólidos, los 1200 europeos que han venido a la prueba se nota que no son primerizos y que se han gastado la pasta en las bicis… En total somos 1800 participantes.

Dia D:

El domingo a las 05 am, toque de diana, desayuno y rumbo a Calella, sólo me falta colocar los geles, las barritas energéticas y mis barritas caseras de arroz y bayas en la bici y esperar mi turno de salida. A las 07 de la mañana tenemos que estar todos en la playa… A las 07:15h empiezan a llamar:”los de la Salida 1 – los profesionales – que vayan a la línea de salida y que se vayan preparando las salidas 2 y 3″. Los Pros salen a las 07:30h y cada 10 minutos una salida, la 2, la 3,…, la 9, la 10…y la 11!! la mía, al finall salí a las 08:50h ¡Dos horas viendo amanecer y como salían los demás! Paso el rato sentado en las gradas de la línea de meta, y luego poniéndome el neopreno.

3800 metros SWIM:

08:50h La primera boya está sólo a 200 metros de la salida y hay que girar a la derecha, así que opto por salir delante de los 192 nadadores de mi grupo y por el lado izquierdo, quizás tenga que nadar algo más para hacer el giro, pero me ahorraré un montón de golpes… La salida es bastante limpia, tengo hueco suficiente para nadar y no recibo golpes, llego a la boya en 3min35seg y cinco segundo más tarde ya estoy enfilando la segunda boya, que está 1450m más adelante; hay bastante espacio para nadar, de vez en cuando alguién que nada haciendo eses me va dando algún toque, pero todo tranquilo, intento no desviarme mucho de la boya final y voy fijando objetivos parciales, “a por esa boya roja”, “ahora a por esa verde”, son boyas del club de vela de Calella que voy pasando, al acercarnos a la 2ªboya empieza de nuevo la concentración de nadadores, todos los caminos convergen en la boya y los que han “apuntado” mal se ven obligados a hacer cambios de rumbo bruscos para pasarla.
La tercera boya esta sólo a 100m y tras superarla encaramos la “recta” de 1750m de vuelta a la salida. Paso los primeros 1750m (200+1450+100) en 39 minutos, ¡mierda! me estoy pasando 4 minutos del objetivo, me empiezo a mosquear… hasta que veo que las boyas que voy pasando están muy por delante de sus anclajes ¡Bien! ¡La corriente durante la ida la tenía en contra y ahora está a favor! ¡Qué alivio! Voy nadando con más confianza, intentando apuntar hacia la boya final, tengo un plasta al lado que me adelanta 4 o 5 veces, el muy lumbreras nada más rápido que yo, pero está todo el rato haciendo diagonales, ahora me golpea por un lado, ahora por el otro… Durante toda la recta me dedico a ir contando las boyas de señalización intermedia que hay y calculo que si paso cada una en unos 3 minutos haré 1h19/1h20… Notó que cada vez voy nadando más rápido, y al llegar a la 4ª boya giro hacia la meta ¡sólo quedan 300 metros!.
Aquí me pongo a pensar en cómo haré la transición: me quitaré el neopreno, me seco, el maillot, la crema del sol siempre antes de los guantes, las gafas de sol, el casco, no, primero va el casco y luego las gafas de sol, los calcetines… Así que no me doy cuenta y ya estoy saliendo, no sin recibir un golpe, justo a 100 metros de la llegada, de uno que parece que le persiga una medusa por la velocidad que lleva y que se va tan pancho, dejándome el golpe en la cabeza…

Trasición 1 :

Pongo pie a tierra y veo que he tardado 1h19min,¡objetivo cumplido!, contento, no me encuentro muy cansado… Voy trotando y mientras me quito el neopreno busco a la afición, veo a mi hermana a un lado y a Verónica, Lari y Eloi al otro. Me dan gritos de ánimos, al igual que todo el pasillo de familiares y curiosos que se ha formado a la salida del mar.
Al llegar a la “Bag Area”, ya llevo medio neopreno quitado. A buscar la bolsa “BIKE 1545″, ¡joder mirá que hay gente por los pasillos”, opto por ir por el otro pasillo e ir a mi bolsa desde el final. Saco todos los trastos de la bolsa, tengo la boca salada, así que me bebo la botella de 1/2 litro de aquarius del tirón, me como una de mis barritas de arroz casera (esa de bayas y algas :-) )y me voy cambiando.
Tras meter el neopreno y todos los trastos en la bolsa, a correr por el Bike Park en busca de mi bici, ¡Era la segunda farola a mano derecha!¡ La encuentro! Me pongo los geles/barritas que había dejado encima de la bici en la espalda y rumbo a la salida con el casco bien abrochado. 7 minutos de transición.

180 km BIKE:

10:44h Empieza el segmento más duro para mí, me digo que yo a lo mío y si quieren ir pasando que vayan pasando… Tras los 3 km de callejeo por Calella, con muchísimo público, salimos a la N-II, el recorrido me lo sé de memoria, lo he recorrido las últimas 15 semanas, dos viajes ida y vuelta Calella-Masnou, y una última vuelta Calella-Mataró. Mientras pedaleo voy pensando que la diversión está asegurada, cada 15 km tenemos avituallamiento, ¡hala! a ver si aprendo a coger bidones y plátanos al vuelo, esquivando los botes y los plátanos del suelo.
De momento no hay mucho viento, una ligera brisilla, a los 15 minutos ya estoy en Canet y localizó a la family, ¡¡¡eohhhh!! ¡Dentró de dos horas nos vemos de nuevoooo…..!!.
Intentó ir acoplado el máximo tiempo posible, pero pronto noto los efectos del aquarius… ¡a parar! soy incapaz de llegar al WC del avituallamiento, paro en unos cañaverales… Durante el recorrido en bici tuve que parar 5 veces, es lo que tiene estar bebiendo y comiendo todo el rato, cada 35/40 minutos barrita o gel y cada 20 km dos bidones, uno de agua y otro de Gatorade azul; no habré aprendido mucho a pedalear en este año que tengo bici, pero la lección de beber y comer si que la llevaba bien estudiada.
Y así fueron transcurriendo las seis horitas de la bici, poco a poco se fué levantando aire, a la vuelta tenía el viento en contra, y a la ida poco viento a favor, ¿dónde estará el viento cuando voy…?. Para distraerme iba calculando los km que me quedaban, la velocidad media, ajustando la hora estimada de llegada, saludando a la family a cada paso por Canet y a los compis que se han trasladado a Mataró…
Cada vez quedan menos ciclistas por la carretera, los que han salido antes y los que van más rápidos van entrando de nuevo en Calella y abandonan la N-II, donde hay momentos en que los tres carriles de la N-II son para mi sólo, nadie delante, nadie detrás. IM-presionate!!! .
Los últimos km pasaron bastante rápidos, en algún repecho, al levantarme de la bici veo que muscularmente estoy bien y eso me anima, no iba a sacar una media muy rápida, pero tampoco me encontraba agotado. Al acercarme a Calella por última vez, un Mosso d’Esquadra (que seguro estaba deseando que acabáramos tanto como nosotros) me djo en un perfecto castellano: ¡Venga, venga, que esto ya se acaba! y le solté, SI, SI, YA SÓLO QUEDA UN MARATÓN!!!
En los tres km de callejeo de vuelta a la salida, me entró la vena IronButter o de iron blandito y me emocioné cuando todos los que estaban por la calle me iban aplaudiendo y dándome ánimos, incluso llegué a notar que sudaba por los ojos… :-) Además para mí la prueba acababa ahí, ya sólo quedaba hacer un rodaje de unas cuatro horitas y s’acabo!!! Intento no pensar mucho y concentrarme en el asfalto, tenía que tener cuidado con los badenes y curvas, tras pasar la última, ví y escuché a todos los Pontexcusas, que tenían una buena organizada en la zona donde tenía que bajarme de la bici, así que me bajé enmedió de ellos, un poco antes de la linea de llegada de la bici.
Al final me salió una media de 27 km/h durante las 6 horas 39 minutos que estuve montado en la bici. Ya llevo más de 8 horas desde que me lancé al mar..

Trasición 2 :

Entro en el Bike Park y toca hacer el camino inverso, primero localizar mi sitio para la bici, luego corriendo hacia la zona de bolsas (si al final aprenderé a no caminar como un pato con las zapatillas de bici puestas). Me quito el casco, los guantes, las zapatillas de bici….. cojo la Run Bag, me cambió la camiseta, me pongo las bambas (osea, las playeras para los de la meseta), la gorra… y ¡joder! veo que no me han llevado al avituallamiento la “run especial need”, una bolsa donde había puesto mis barritas y algunas cosas, por si las pudiera necesitar a mitad del maratón… ¡qué rabia! Oigo que desde fuera los compis ya se empiezan a meter conmigo, por lento, así que recojo todo, me llevo la botella de aquarius y a correr..
4 minutos tardé en esta transición

42,2 km RUN:

17:10h Empiezo a correr por los 2km de enlace hasta el circuito de 10km, al que hay que dar 4 vueltas, y ¡hala! primera parada técnica para evacuar líquidos en un bosquecillo que hay junto a la playa, en el maratón tuve que parar sólo dos veces… Me encuentro bien, aunque noto un poco los dos tibiales anteriores, así que a pensar en otra cosa y a esperar a que se pase…
Al entrar en el circuito, llega el momento crisis, pero no por mí sino por lo que veo, hay muchos pre-ironmans que llevan ya una o dos vueltas y que van andando, balanceándose, unos con llagas, otros devolviendo,… ¡ufff!, ¡Yo a lo mio! A correr y a aislarme de todo esto, venga, venga ¡pa’lante!.
La primera vuelta es de reconocimiento del circuito, dónde están los avituallamientos, dónde están los km marcados… En esas que me vuelvo a acordar de los tibiales y ya no los noto, así que prueba superada. Paso por el km 10 en 58 minutos, allí con los Correcats está mi hermana,Francesc, Xavi y Mónica, pero tengo que avisarles que paso por delante, les he despistado con mi cambio de camiseta. Un poco más adelante todas y todos los Pontexcusas, veo y escucho a Raúl, Laura, Eli, Jordi, Rosa, Jean Luc, Elena, Cris, Irina. Da subidón pasar entre todos.
La segunda vuelta yo sigo a la misma velocidad, parando unos 10 segundos a beber agua o gatorade, a coger un gel, un platano o una naranja. En uno de los avituallamientos aprovecho para decirle al “encargado” de las bolsas especiales que se han olvidado de la mía, y me dice que mirará qué puede hacer. Esta vez en la parada de tren de Pineda, veo al Dani, Andrés, Sandra y a mi madre: ¡venga, venga!.¡Tengo animadores en todo el circuito! Al pasar por el km 20 están los Pontexcusas con la family (veo a Javi, Carmen y la Paula con una pancarta, que luego se la comería un perro…) y los Correcats, vaya jaleo que se organiza!. ¡¡SUBIDOOON!! Ya sólo me queda una media maraton. Dos vueltas y pa’casa.
Paso por en km 20 en algo menos de dos horas, va bene…
Tercera vuelta, me voy encontrando bien, intento no subir el ritmo y disfrutar del recorrido, aislándome un poco de los que van andando, me anima pensar que la próxima vuelta que haga será la última… “siempre positivo, nunca negativo”. Al pasar por el avituallamiento busco al tipo de la bolsa – me había quedado con su cara – pero no aparece, ni él ni la bolsa… nada, habrá que comer geles y plátanos…
De pronto me empiezo a rayar, ¿Cómo se sale de este circuito hasta la meta?¿A ver si voy a dar vueltas sin saber cómo se sale de aquí? Así que ya tengo curro, intento concentrarme en ver los avisos de los puntos kilométricos y ver alguna indicación del enlace hacia la meta, que ya se va haciendo de noche y no quiero dejarlo para la última vuelta. Sin darme cuenta ya estoy pasando por el km 30, en tres horas. Paso entre todos : ¡¡Sólo quedan 12 km!! ¡Esto se acaba!… Siempre que encuentre la salida del circuito, ¡pero si he tenido que pasar por delante!.
En el Km 32 Francesc me dice que me acompaña al giro, que está a unos 300m, vemos el desvío a la derecha, y también a un Juez que le dice que como me siga acompañando me van a descalificar…¡Si, hombre!, a ver cómo le digo yo a éste que sólo me indicaba como salir de aquí…La cosa no pasa a mayores, pero mientras tanto ya se había hecho de noche. La iluminación sólo existe en los avituallamientos y al pasar por las estaciones de Renfe, incluso hay cuatro km que hay que hacerlos a oscuras, nos ponen unas pulseras luminosas para que nos “veamos”, son esas que llevan los niños y los guiris, de colores fucsia y violeta, estamos muy monos… pero no iluminan nada, así que no queda más remedio que ir asegurando la pisada, e intentar no pisar ningún gel o plátano, me viene a la cabeza continuamente la Behobia de hace dos años, donde Pau se rompió dos costillas al pisar un gel… ¡ufff! ¡uff! Ya estoy por el km 36, así que en el último tramo ya me voy despidiendo de los pocos espectadores que quedan, de los del avituallamiento, de los voluntarios… y rumbo al último km. Mi tiempo de maratón estará entorno a las 4h30minutos, en la última vuelta me he despistado con el tiempo…
El enlace hasta la meta es un poco triste, pasamos por el bosquecillo de la playa – a oscuras -; por el Bike Park, donde los que ya son finisher van recogiendo sus trastos; paso por delante de la Oktoberfest, con los alemanes dando palmas en bloque y voy directo hacia el último giro…
Allí de nuevo se hace la luz, los últimos 100 metros cubiertos sobre una moqueta roja.., je, je, como en los Oscar, veo a mi sobrina que me está esperando dentro del circuito, asi que nos vamos juntos hacia la meta, en medio de un griterio, ¡Qué pasada!, voy mirando a ambos lados, buscando caras conocidas… y ¡YA ESTÁ! Soy IRONMAN FINISHER. 12horas 41minutos. Después de las fotos de rigor, un tipo me llama para ponerme la medalla. ¡je, je, mirá que si se me olvida!, Le pido la camiseta y me la da otro tipo, supongo que las chicas de la Vuelta y el Tour ya se habrán ido… Tras la meta entro en el box de la “barra libre”: todo tipo de pizza, sandwich , cruasants de chocolate, Pepsi Cola, Cacahuetes…¡cuanto vicio!

Epílogo

Objetivo cumplido, la Challenge se me ha pasado muy rápida, después de llevar 15 semanas entrenando una media de 14 horas por semana ya tenía ganas que llegara el día.
Y la sensación vuelve a ser la del HalfIronman, no ha sido para tanto…
Quizás fuese el entreno, quizás la alimentación, quizás el convencimiento que lo iba a conseguir, quizás el apoyo de todos: de la family, de los compis, de los que se estuvieron peleando por seguir la carrera online, de los que estaban muy preocupados los días previos y de los que confiaban plenamente en que sería finisher. En algún momento de la carrera, estuve hablando con cada uno de vosotros y oía vuestras voces de ánimo… :-) 226km de gracias!!!
Nos vemos en la próxima…

Ricardo Vilá
Challenge Finisher – distancia ironman.

Por favor, valora este artículo.


Submit your review

Enlace permanente a este artículo: http://www.camino226.com/cronica-primer-finisher-226/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>